I

Has vuelto, duda, amor, sueño de humo,
fuego de sueños, bella, inmensa y fría.
Has vuelto y dulce, limpiamente has hecho
un corte yugular a mis sofismas.

La música carnal de tu presencia,
lanzada sin compás contra mi sangre
ha fundido los vidrios del olvido,
deshelando el suicidio de adorarte.

La música carnal de tu presencia,
lanzada sin compás contra mi sangre
ha fundido los vidrios del olvido,
deshelando el suicidio de adorarte.

Un hervor de sollozos redentores
de la pelvis me asciende hasta la nuca.
Una demencia trémula y mordiente
se me abraza y la estrecho a la cintura.

Por los ojos me seca tu belleza.
Por el aire me vuelca tu mirada.
En el pecho me estalla tu ternura
y las piernas me quiebra tu arrogancia.

Diosa, tierra sagrada de otro país,
por ti renacen mis versos. Has vuelto.
Has vuelto. Y, aunque ya no estás,
               me inmolas
en esta vibración de tu recuerdo.

- 23 -

VOLVER _______________ SUBIR _______________ AVANZAR

IR A INICIO